miércoles, 21 de junio de 2017

Relato juevero: Tentaciones

¡Hola a todos! ¿Cómo están? Me voy reintegrando un poquito a las convocatorias jueveras que las he tenido un poco abandonadas por mi falta de organización, de tiempo y demases >.< aunque la semana pasada iba a participar, pero me excedí en la extensión y pasó, pues, no lo reducí al texto al final :,D Esta semana, espero andar mejor (?).

Nos toca hablar de tentaciones, de caer en ellas o evitarlas y nuestra coordinadora es Leonor, por si aun no han visto la propuesta y tienen ánimos para sumarse o leer a los demás participantes, los invito a que pasen por aquí.




Tentaciones

Estaba al borde del precipicio. Miraba hacia abajo y se arrepentía de haber subido ¡era una locura la altura a la que estaba! Se aferró con fuerza cuando resbaló y balbuceó algo inentendible intentando mantenerse en su camino hacia arriba, poniendo todas sus fuerzas en ello.

Una vez logró estabilizarse, estiró el cuello hacia arriba intentando ver la cima de esa manera. Estaba cerca, podía sentirlo, podía verlo ¡hasta el aire era distinto allá arriba! El aroma dulce de la victoria llegaba hasta él. Se aferró a su objetivo hasta el final e hizo un último esfuerzo, sintiendo el suelo bajo él y corriendo hacia la montaña de galletas recién horneadas. Él, agarró la que estaba debajo de todas, en la base, provocando un derrumbe que lo hizo correr con la galleta en el pico al grito de ¡mamá!; subiéndose hasta la manija del horno eléctrico de la mesada, viendo el desastre que acababa de generar en tan sólo un instante. Tomó la galleta con la pata y comenzó a comer con toda tranquilidad, juntando las miguitas que caían al borde de la manija.

Casi había caído varias veces por la manta por la que había trepado, pero había valido la pena al llegar al final. Al menos, hasta que llegara su dueña y viera el desastre que había hecho el lorito. Pero había valido la pena.




Basado en una historia real (?) o algo así. Fue un día que hice galletas y mi loro estaba ansioso por comer, que se la paso imitando el ruido de la cacerola —lo hace cuando quiere algo—. Lo dejé en el aro y cuando volví a la cocina, lo vi colgado del mantel de la mesada en donde estaban las galletas, luchando por subir hasta arriba —pues, no sabe volar, es demasiado cobarde para aprender, así que se trepa a todos lados, no importa cómo, se las ingenia—. Se debe haber quemado, porque las galletas estaban recién salidas del horno, pero no hubo fuerza humana que lo hiciera dejarla. Quedó satisfecho al menos.

Espero les haya gustado.

¡Se cuidan!

Bye!

40 comentarios:

  1. ¿Sabes que me ha encantado? También los animales tienen tentaciones y ellos sí que no las evitan. Tu loro aunque se quemara no iba a dejar pasar la ocasión de probar esas galletas.

    Gracias por participar

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Totalmente cierto, ellos no se contienen por sus tentaciones, se juegan y ya.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. Una historia real que te sirvió como relato. Y tiene su gracia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Exacto! La vida diaria da para mucho también.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  3. Un lorito! jajaja jamás lo hubiera imaginado! Muy original relato.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Me alegra haberte sorprendido.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  4. Precioso el relato y felicita a tu loro por su inteligencia e inspirarte.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, me alegra que lo disfrutaras.

      'Un abrazo!

      Eliminar
  5. Divertido y tierno relato pobre lorito , pues nada debes de dejarle la jaula abierta pq ya veras como aprende a volar aunque sea dando saltitos .
    Un fuerte abrazo guapa muakkk.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues, fíjate que nunca lo tuve en jaula, siempre anduvo suelto por la casa, tanto que él decide qué es lo que quiere hacer o a donde ir. La cosa es que nunca se ha animado a volar y ya va para mi edad, dudo que aprenda ya XD

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  6. Delicioso relato, Roxana. Desde luego no hay montaña inalcanzable solo falta de motivación... y desde luego tu loro tenía toda la del mundo, je,je,je Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Por supuesto que sí! Te doy toda la razón, mira que si él pudo, mucho más nosotros.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  7. Eso si es una adorable tentación de un lorito goloso
    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Hahaha no me esperaba semejante protagonista, que adorable~~~ Querer es poder (?) xD

    Saludos ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es todo un atorrante el protagonista xD Me alegra que te gustara.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  9. Jajaja me encantó la tentación de ese lorito a la que no logró sucumbir. Y más me gustó cuando llegué a la parte en que nos contas que es real.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, totalmente, ellos no reprimen sus impulsos.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  10. Uy me encanto el relato te mando un beso

    ResponderEliminar
  11. jajajaja! nunca me hubiera imaginado ese final. gracioso y original! un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Me alegra que te haya hecho reir <3

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  12. Jajaja! Qué relato más divertido! No sé si el lorito estuvo mucho tiempo decidiendo si sucumbía o no a la tentación, pero al final se dejó vencer.
    Me ha recordado a una vez que mi perro se subió a la encimera de la cocina para comerse una carne que había preparado...!se la comió todita el bribón antes de que me diera cuenta!
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Posiblemente no, que si él quiere, lo consigue y ya ves que a toda costa XD Mira que perrito travieso tienes, realmente, no hay qué se nieguen ellos.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  13. ¡Qué bueno! Me ha encantado la anécdota de tu loro. Por cierto, el relato sorprende y está muy bien creado el efecto de ir descubriendo poco a poco de qué se trata. Al comienzo ni te imaginas que es la travesura de un loro jejeje. Y al leer la frase final me lo imagino pensando "ha valido la pena" muy orgulloso.
    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Sí! Era justo lo que quería, podría haber pasado por una persona escalando XD Me alegra que te gustara y te sorprenda también.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  14. Jajajja así que era un loro, quién lo iba a decir jajaaj.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es todo un personaje el lorito. gracias por pasar.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  15. ¡Hola guapa! Viva el descontrol y la desorganización.
    Me ha gustado el relato.
    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Sí! ¡Qué vivan! Gracias por pasar, me alegra que te gustara <3

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  16. Hola, Roxana.
    Una narración atrapante. Muy buena idea, también los animales caen en tentaciones. Imagino el lorito engullendo las galleticas colgado del matel. Encantador relato.
    !Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le tendría que haber sacado una foto en ese momento realmente xD

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  17. Que lindo ese lo rito, una historia muy simpática y q por supuesto nos refleja q el deseo no es sólo humano.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, lo humano es reprimirlo.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  18. Tienen tentaciones y no miden las consecuencias. Se estrellen, se quemen los bigotes o lo que sea... Para ellos, como para muchos de nosotros, la paliza dura un rato pero qué gozada haberlo disfrutado.

    Te ha quedado genial...
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente, es todo sin importar las consecuencias.

      Gracias por pasar ¡Un abrazo!

      Eliminar
  19. ¡Roxana! OMG, que historia extraña y fascinante. Lo que es más interesante es que está basada en una historia real y es muy graciosa al final, muy original. Haz más cosas así, que son muy entretenidas jajajaja
    PD: Que lorito travieso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. XDD me alegra que te guste. Intentaré hacer algo así más seguido, la verdad, no soy mucho de estos relatos aunque alguno de vez en cuando estaría interesante.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar

¡Hola! ¿Cómo estás? Gracias por pasar a leer mi blog y agradezco que vayas a comentar. Me encanta leer sus opiniones.

Si quieres que dejar invitación para que pase por tu blog, pincha aquí.
Si vas a afiliar o dejar confirmación de ello, por aquí

Gracias por no hacer spam <3 Y si lo haces, ten presente de que borraré tu comentario por no estar relacionado con la entrada ¡Estás avisado!

¡Qué tengas un lindo día!

Bye!